Civilizaciones extraterrestres

Esta obra de Isaac Asimov es de lectura obligada para todos aquellos interesados en la astrobiología o exobiología. Aunque algunos de los datos astronómicos expresados en el texto hoy día pueden variar ligeramente, la mayoría de ellos son aún válidos y la obra continúa siendo un referente. Más importante que las conclusiones, siempre controvertidas en este campo, son las detalladas explicaciones que Asimov nos ofrece de todas las consideraciones relativas a la existencia y búsqueda de inteligencia extraterrestre.

Introducción

En las primeras páginas el autor nos aclara que el objetivo del libro es analizar la posibilidad de existencia de vida inteligente extraterrestre, descartando supuestas existencias de inteligencias no humanas más propias de la fantasía que de la ciencia (dioses, espíritus, etc.). Tampoco interesan en el ensayo “inteligencias” similares a la de los animales, sino aquellas capaces de formar civilizaciones y desarrollar una tecnología.

Sistema Solar

Los capítulos siguientes están dedicados a explorar la posibilidad de existencia de vida en nuestro entorno más cercano. En esta parte se nos explica la importancia de la existencia de elementos volátiles (atmósfera) y elemento líquido (agua) como requisitos indispensables para la vida tal y como la conocemos.

Se descartan los mundos pequeños: La Luna, Mercurio, asteroides y la mayoría de los satélites por no tener suficiente masa para retener una atmósfera, deducciones efectuadas a partir de la teoría cinética de los gases. Los mundos sólidos capaces de retener atmósfera, Venus y Marte, se descartan por sus actuales condiciones extremas y por los datos aportados por las sondas allí enviadas. En cuanto a los gigantes gaseosos, se especula sobre formas posibles de vida en determinadas franjas líquidas donde pudieran mantenerse las temperaturas adecuadas.

En resumen, aunque se admite la remota posibilidad de existencia de vida en algunos lugares: Marte, Júpiter, Titán y Europa, en todos los casos se trataría de vida bacteriana muy simple o no más evolucionada que los delfines, y por tanto fuera del objeto de estudio de la obra.

Estrellas y números

A continuación se dedican varios capítulos, partiendo de una estimación del número total de estrellas en la Vía Láctea y a través de un detallado procedimiento de descarte, a intentar deducir el número aproximado de civilizaciones extraterrestres existentes en nuestra galaxia. No es sólo la obtención de una cifra, al estilo ecuación de Drake, sino un discurso de numerosas páginas a través de las cuales se nos explican conceptos interesantes y las razones que han llevado al autor para acortar el número inicial en la proporción más adecuada, finalizando cada capítulo con un nuevo valor. Los sucesivos valores numéricos desvelados son:

  1. Estrellas en nuestra galaxia: 300.000.000.000
  2. Sistemas planetarios en nuestra galaxia: 279.000.000.000
  3. Sistemas planetarios en estrellas semejantes al Sol: 75.000.000.000
  4. Estrellas semejantes al Sol con ecosfera útil: 52.000.000.000
  5. Estrellas semejantes al Sol, de segunda generación, población I, con ecosfera útil: 5.200.000.000
  6. Estrellas semejantes al Sol, de segunda generación, población I, con ecosfera útil y un planeta en esa ecosfera: 2.600.000.000
  7. Estrellas semejantes al Sol, de segunda generación, población I, con ecosfera útil y un planeta semejante a la Tierra en esa ecosfera: 1.300.000.000
  8. Planetas habitables en nuestra galaxia: 650.000.000
  9. Planetas que albergan vida en nuestra galaxia: 600.000.000
  10. Planetas que sustentan vida multicelular en nuestra galaxia: 433.000.000
  11. Planetas que sustentan vida abundante en nuestra galaxia: 416.000.000
  12. Planetas en los cuales se ha desarrollado una civilización técnica: 390.000.000
  13. Planetas en los cuales existe actualmente una civilización tecnológica: 530.000

Es complicado resumir en unas pocas líneas todas las explicaciones que se nos ofrecen durante este proceso, aunque si me gustaría indicar que el autor en todo momento se acoge al “principio de medianía”. En temas como la formación de nuestro planeta y el origen de la vida y la inteligencia sólo poseemos como referencia nuestro propio caso y debemos suponer que todos los procesos involucrados son corrientes, ya que ser un caso excepcional reduciría drásticamente los cálculos, haciéndonos incluso únicos.

Aunque la cifra final, en comparación con la inicial, puede parecer pequeña representa más de medio millón de civilizaciones actuales; de modo, que la pregunta habitual es ¿Dónde están? La respuesta del autor se encuentra en la siguiente parte de la obra.

Colonias y vuelos espaciales

Aquí se trata sobre el presumible desarrollo futuro de colonias espaciales humanas, con el objetivo de extrapolar las conclusiones a otras civilizaciones, de las tecnologías disponibles y necesarias para hacer posible los vuelos espaciales interplanetarios e interestelares, y de las dificultades fisiológicas, psicológicas, y sobre todo, físicas que entraña este tipo de viajes.

La conclusión es que los viajes interestelares son algo terriblemente complicado de llevar a cabo, independientemente del nivel tecnológico, y que podría ser perfectamente posible que existiesen cientos de miles de civilizaciones atrapadas para siempre en sus sistemas planetarios y proximidades.

A pesar de ello, Asimov especula sobre dos posibles excepciones a este desalentador panorama: las sondas automatizadas y los “mundos libres”.

Es evidente que resulta mucho menos complicado y más conveniente enviar sondas automatizadas que no requieren soporte vital ni están sujetas a limitaciones temporales que vehículos tripulados. Nosotros mismos enviamos robots y sondas cada vez más sofisticados a explorar el Sistema Solar. El autor admite la remota posibilidad de que algunas de estas sondas hayan pasado por nuestro sistema planetario e incluso informado de la existencia de un planeta habitable, pero no tenemos forma de saber si realmente ha ocurrido y cuando.

Asumiendo la construcción futura de estaciones espaciales como lugares permanentes de residencia, Asimov conjetura sobre pequeños mundos artificiales autosuficientes donde los colonos desarrollasen sus vidas generación tras generación. El cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter podría ser el lugar ideal para su surgimiento. Los habitantes de estos mundos, con el tiempo, no tendrían razones de peso para permanecer eternamente atados a una estrella y tal vez decidiesen emprender un viaje sin prisa a estrellas vecinas, buscando recursos para mejorar e incluso construir nuevos mundos libres. Aquí nuevamente se admite la posibilidad de que hayamos sido visitados en alguna ocasión por tales mundos en sus periplos interestelares, interesados únicamente en los recursos de los planetas exteriores y del cinturón de asteroides, no siendo atractivos para ellos planetas interiores con formas primitivas de vida.

Mensajes interestelares

El último tramo del libro está dedicado a la comunicación con posibles civilizaciones extraterrestres. Tras repasar brevemente los mensajes, que de una forma u otra, hemos enviado desde la Tierra, el autor se centra en la recepción de señales.

Se analizan los posibles métodos empleados por dichas civilizaciones: neutrinos, fotones, gravitones y ondas de radio. La decisión más lógica, según se explica, serían las ondas de radio, concretamente microondas, y las longitudes de onda más adecuadas para iniciar la búsqueda aquellas comprendidas entre 17 y 21 centímetros, rango conocido como poza de agua y cuyos valores están relacionados con las emisiones de microondas producidas por el hidrógeno y el hidróxilo, los elementos más comunes del Universo. Se nos relata las primeras tentativas y programas de búsqueda mediante radiotelescopios, que en nuestros días continúa a cargo del proyecto SETI, y que hasta el día de hoy no ha obtenido resultados positivos.

Entradas relacionadas

Tipos de civilizaciones
Un silencio inquietante


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: